viernes, 10 de junio de 2011

Cuando se derrama el agua

Nunca llueve hacia arriba.
Las gotas no son pájaros
ni mariposas blancas.
Los deseos plantados
nunca vuelven a casa.
Los sueños que regresan
son batallas perdidas.
Nadie anda por el cielo.
No son nubes los pasos
ni las palabras rayos.
Los gestos no son nada
si no están apoyados.
Danzas de polilla
sobre tela de araña.
Nunca llueve hacia arriba.
Nadie crece hacia abajo.
Nada vuelve a las manos.
Todo ocurre en los charcos
cuando se derrama el agua.
Cruz contra cruz
cara a cara.

3 comentarios:

  1. Los sueños que regresan
    son batallas perdidas
    la carne de cañón
    de los anhelos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Cierto, Camino. El árbol que brota de la tierra nunca se parece a la semilla que enterramos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Qué preciosidad de texto. Sublime.

    ResponderEliminar